Arroz basmati con espárragos, setas y jamón.

arroz2-small.jpg

Basmati rice ¡Ai! Cómo me gusta el arroz basmati integral. Me gusta mucho. Lo compré emocionada el primer día que me topé con él en una tienda del barrio pensando que tenía un aspecto muy exótico (con esos granos tan finitos y alargados). Llamadme tonta. Luego, lo olí y comprendí que se trataba del arroz que tanto comimos en Camboya y Vietnam. Ese aroma es inconfundible. Pensé: a ver si consigues cocinarlo tan bien como lo cocinan allí.

Me informé. Busqué la mejor manera de cocer este tipo de arroz y finalmente opté por esta. Limpiar el arroz durante 5 minutos, dejarlo 1 hora en remojo y luego hervirlo a fuego lento durante 45 minutos. Todo un ritual.

Cogí espárragos y los corté a láminas muy finas. Los salteé con ajo. Cogí unas gírgolas y las salteé con jamón. Y luego lo mezclé todo: arroz, espárragos, gírgolas y jamón.

El resultado fue increíble, aunque me parece que no muy asiático. Pero, ¿y qué? Estaba buenísimo.