La Bretaña Francesa y Normandía

Hay algo indescriptiblemente mágico en los viajes por carretera. Es esa sensación que tiene uno al mirar por el retrovisor y ver su casa alejándose, sabiendo que adonde vas todo es nuevo y desconocido, y darse cuenta de lo fácil que es coger el coche y escarparse. Esa es la sensación que tuve el verano pasado, cuando recorrimos kilómetros de carreteras para ver los paisajes de la Bretaña Francesa y Normandía. Lo que me encontré allí superó con creces mis expectativas.

Os dejo con un pequeño avance de de fotos de algo que será más grande. Todas ellas hechas con mi vieja Pentax.