Beuvron-en-Auge

000027.jpg

Hay sitios tan bonitos que parecen irreales. En nuestro viaje por la Bretaña Francesa y Normandía nos encontramos con varios, pero el que más me sorprendió fue Beuvron-en-Auge.

Nuestra guía nos recomendaba parar en este pueblecito de no más de 300 habitantes alegando que era uno de los lugares más bellos de Francia. Lo que no sabíamos era que, después de un largo rato recorriendo campos desiertos, llegaríamos a un pueblo que más que un pueblo parecía un decorado. En Beuvron-en-Auge todo, absolutamente todo, es precioso: cada casa, cada tienda, cada silla plantada en medio de la calle.